07:43 h. Martes, 25 de Julio de 2017

Heraldo de Barbate

Molina ¡Este se está copiando!

Joaquín Fernández | 03 de Diciembre de 2015

¡Maestro, esta se está copiando! Le dijo un alumno cuando recibía el manotazo de la niña que estaba sentada detrás ¿Hablando yo? ¡Si está hablando todo el mundo! Gritó enfadada. Entre tanto, uno lanzó una bola de papel y le dio en la cabeza al más pardillo de la primera fila, mientras los tres del fondo hablaban enviando mensajitos de papel con faltas de ortografía. 

Recordamos estampas de clase en los que la responsabilidad y la madurez brillaba por su ausencia ¡Qué tiempos!  Una época bonita, añorada en estos momentos en los que debemos parecer formales hasta bebiendo un cubata. Un tiempo escolar que el último pleno municipal me lo trasladó a la memoria. Un pleno que, sinceramente, me hizo sentir vergüenza de algunos de mis propios paisanos que ocupan un cargo público.

Una sensación acuciada por el nivel de responsabilidad mostrado en las respuestas y el trato descortés presentado, no sólo hacia los compañeros de corporación, ni a los vecinos, sino también a nuestras costumbres y tradiciones.

Y es que el Ayuntamiento está dispuesto a cambiar el traje típico, el de piconera, para las reinas y damas. Aunque el propio equipo de Gobierno todavía no se ha enterao que en Barbate son sirena y ninfas del carnaval. “No es una tradición, es copiado de Cádiz” fue la razón que el delegado de Fiestas ofreció (A ver si la base de nuestra fiesta es el carnaval de Brasil y no nos hemos percatado). Una respuesta, sin duda, digna de la madurez de aquellos años de colegio que tanto añoramos.

No digo que haya que bajar a por el pan con madroñeras y borlones, aunque a muchos les vendría bien. Lo que sí debemos es respetar lo que los aficionados a la fiesta han intentado mantener y conservar durante décadas. El carnaval no se debe decidir en comisiones cerradas. No es sano.  

Ni carreras oficiales, ni bandas de música, ni himnos, ni banderas, ni regatas de botes, ni botes engalanados, ni sardinadas, ni cucañas, ni ruta de la tapa, ni almadrabas, ni conservas, ni comparsas, ni chirigotas, ni Feria, ni incluso las anunciadas uvas a final de año. Adiós a nuestras tradiciones, “son copiadas”. Ya que estamos, cambiemos las túnicas a los penitentes por unas "más barbateñas". La tradición es identidad. La identidad es vida. Una vida bombeada por la historia, por la cultura. Y la historia no se copia. Si nos despojáis de nuestras costumbres nos estáis quitando nuestra personalidad, nuestra vida, nuestra alma. En definitiva, nos robáis Barbate, que, al parecer, es la única tradición que conservamos con el paso de los años (o de las legislaturas). 

Más acciones:
Otras opiniones Joaquín Fernández
Otros autores
Facebook